¿Afectan las emociones al aprendizaje?

Las emociones influyen en nuestra manera de ver el mundo, de pensar y de comportarnos. En todas las decisiones que tomamos influye si nos sentimos felices, tristes, emocionados o enfadados.

De ahí que la salud emocional sea sumamente importante para ayudarnos a adoptar buenas decisiones. Nos ayuda a disfrutar de relaciones felices con las personas que nos rodean y a vivir la vida que queremos. Es imposible hacer todas esas cosas sin equilibrio emocional.

Una buena salud emocional nos ayuda a lograr el éxito, porque las emociones también influyen en nuestro aprendizaje. Cómo nos sentimos afecta a nuestra manera de pensar, así que no es difícil imaginar que las emociones influyen bastante en la capacidad del cerebro para aprender.

¿Cómo nos ayudan a aprender las emociones?

Las distintas emociones hacen trabajar al cerebro de diferente modo.

Si bien podría pensarse que las emociones negativas pueden ser obstáculos para el aprendizaje, no siempre sucede así, sino que a veces pueden ayudarnos a concentrarnos en la labor que tenemos entre manos. Una pequeña dosis de ansiedad puede ser motivadora, como ocurre cuando se acerca una fecha de entrega. El desafío es saber cuándo estas emociones negativas nos sobrepasarán y harán que nos sintamos estresados y desbordados por el problema que intentamos resolver.

Del mismo modo, las emociones positivas también pueden actuar en nuestro favor y en nuestra contra cuando estamos aprendiendo algo nuevo. Cuando nos sentimos bien, estamos más alerta, se nos aviva la conciencia y nos sentimos motivados a alcanzar nuestros objetivos. Nos resulta más fácil ver el panorama general y conectar nuestras ideas, lo que nos ayuda a resolver mejor los problemas.

Cuando disfrutamos de buena salud emocional, nos mostramos más abiertos de miras, curiosos y felices de conocer nuevas ideas. Y ello mejora nuestra capacidad de aprender y de desempeñar aquello que estemos intentando hacer.

Las emociones tienen una especial incidencia en nuestra memoria. Los estudios demuestran que se nos da mejor recordar las cosas que experimentamos como una emoción fuerte en su día, lo cual explica por qué las personas siempre recuerdan dónde estaban cuando tuvieron noticias de acontecimientos mundiales importantes. También recordamos con más facilidad la información si experimentamos la misma situación que en el momento en el que se produjo el suceso que dio origen al recuerdo.

Estimula tu capacidad de aprendizaje a través de la inteligencia emocional

Todo esto implica que, si somos capaces de regular nuestras emociones, podemos utilizarlas para nuestro beneficio y mejorar nuestra capacidad de aprendizaje.

Esta habilidad para entender y gestionar nuestras emociones recibe el nombre de inteligencia emocional. Si somos más conscientes de nuestros sentimientos y aprendemos a manejarlos, tendremos más capacidad para afrontar los reveses y las adversidades de la vida.

Adoptando una «mentalidad de crecimiento» que no nos haga temer el fracaso y sí, en cambio, contemplar la vida con optimismo reforzaremos nuestra inteligencia emocional y mejoraremos nuestra capacidad para aprender y lograr nuestros objetivos.

Por ejemplo, si uno se convence de que no aprobará el examen de conducir, probablemente el día de la prueba se ponga muy nervioso y los nervios le impidan tomar las decisiones correctas. En cambio, si nutres la confianza en ti mismo y la resistencia, experimentarás emociones positivas al dirigirte al examen y es más probable que des lo mejor de ti mismo. E incluso aunque no lo apruebes sabrás gestionar la decepción y aprender de la experiencia.

Cómo mejorar tu capacidad de aprendizaje cuidando de tu salud emocional

Tener equilibrio emocional no significa que nunca te vayas a poner nervioso, que no vayas a tener miedo o que no te sientas frustrado, sino que, cuando aparezcan estas emociones, sabrás afrontarlas. También significa que probablemente experimentarás más emociones positivas, las cuales propician el aprendizaje, el éxito y la realización personal.

Entonces ¿qué puedes hacer para nutrir tu salud emocional y mejorar tu capacidad de aprendizaje?

Una actividad útil para ayudarte a sintonizar con tus emociones es practicar la conciencia plena o mindfulness cada día. Incluso unos minutos de escribir un diario pueden ayudarte a aclararte el pensamiento y a prestar atención a tus prioridades.

Una opción posible es poner límite a tu tiempo y energía para evitar que te supere la situación.

Otra sería destinar algo de tiempo cada día a practicar actividad física. La salud física contribuye a la salud emocional, nos ayuda a estar más alerta y nos predispone a aprender. Y puesto que nuestra sensación de bienestar emocional se potencia con las actividades sociales, ¿por qué no le propones a un amigo que haga algo contigo?

Para consultar más ideas acerca de cómo cuidar de tu bienestar emocional, comprueba nuestra lista de las diez mejores estrategias para cuidar de tu salud emocional.

Y si necesitas una mano mientras cuidas de tus emociones, averigua cómo pueden ayudarte las Flores de Bach Originales™ en tu viaje hacia el bienestar emocional? Descubre nuestra gama de 38 esencias de origen natural.

Utilizamos cookies para ofrecerte la mejor experiencia de usuario de nuestro sitio web. Confírmanos si aceptas nuestro uso de las cookies.
Más información

Tu privacidad

Los sitios web que visitas pueden guardar o recabar información de tu navegador, principalmente en forma de cookies. En gran medida, utilizamos esta información para garantizar que la página funciona como se espera y averiguar cómo podemos mejorar la experiencia en el futuro. Por lo general, los datos recopilados no te identifican directamente, pero nos permiten ofrecerte una experiencia más personalizada del sitio web.
Dado que respetamos tu privacidad, puedes optar por no autorizar determinados tipos de cookies. Haz clic en los títulos de las distintas categorías para ampliar la información y modificar los permisos. Ahora bien, ten en cuenta que bloquear determinados tipos de cookies puede impedir el normal funcionamiento de algunas funcionalidades del sitio web.

Cookies estrictamente necesarias

(Imprescindible)

Estas cookies te permiten usar el sitio web y son imprescindibles para que funcione según lo previsto.

Estas cookies son obligatorias

Cookies de rendimiento

Estas cookies nos permiten entender cómo utilizan los usuarios la web y mejorar la experiencia de nuestro sitio web. Algunas de estas cookies pueden estar configuradas por terceras partes de nuestra confianza.

Estas cookies recuerdan tus preferencias y ajustes para personalizar tu experiencia en el futuro.

Cookies Marketing

Bach no utiliza los datos de identificación personal que se transfieren a través de las cookies ya sea para promoción o con fines de mercadotecnia, ni dicha información se comparte con terceros.